Experto de la UJAT desarrollará proyecto en Laboratorio Nacional de Supercómputo

El profesor investigador obtuvo la carta de aceptación para el proyecto “Búsqueda Exhaustiva de Nanocúmulos basados en Titania, Alúmina y Zirconia”

Por atender con éxito los requerimientos de uno de los centros de investigación más importantes y reconocidos del país, el profesor investigador de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Filiberto Ortiz Chi, recibió de parte del Laboratorio Nacional de Supercómputo en el Sureste de México (LNS) la carta de aceptación del proyecto “Búsqueda Exhaustiva de Nanocúmulos basados en Titania, Alúmina y Zirconia”.

Al hablar de este logro, el investigador que actualmente trabaja para la División Académica de Ciencias Básicas (DACB) gracias a una estancia académica de 10 años otorgada a través del programa “Cátedras Conacyt”, indicó que con dicha carta de aceptación se podrá hacer uso de la tecnología de dicho laboratorio con sede en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), mismo que se encarga de brindar servicios de supercómputo a la comunidad científica del país.

“Con este acceso, haremos uso de más de 10 mil horas de trabajo en equipos de cómputo de alto desempeño para investigar todo lo relacionado con óxidos metálicos que se aplican en la búsqueda de nanocatalizadores para la producción de energías renovables”, dijo el también Doctor en Física por el Cinvestav Mérida y especialista en Física Computacional y Materiales Magnéticos.

Ortiz Chi, quien se especializa en la creación de nanomateriales con aplicaciones energéticas, reveló que otro de los aspectos a considerar es que tanto estudiantes como profesores investigadores podrán hacer uso de estas 10 mil horas de trabajo en el LNS para desarrollar sus proyectos de tesis, tanto de licenciatura como de posgrado, que estén relacionados a la línea de investigación.

“Lo que deseamos es poder simular procesos que produzcan energías alternativas mediante el aprovechamiento de los desechos que se generan en el campo, la industria y los hogares; compuestos que en sus procesos puedan propiciar biocombustibles, por mencionar un ejemplo”, concluyó el investigador tras comentar que la DACB está en proceso de terminar las gestiones para obtener las licencias de softwares científicos que serán usadas en el LNS.

El LNS es parte del consorcio integrado por la BUAP, INAOE, Universidad de las Américas Puebla y la Universidad de Chiapas. Empezó a funcionar en enero de 2015 proporcionando servicios de cómputo de alto rendimiento para la investigación científica, la formación de recursos humanos y la innovación tecnológica.

Las investigaciones que se realizan en este centro están agrupadas en ocho áreas: Física Computacional de la Materia Condensada; Nanociencia; Ingeniería de Materiales; Biofísica; Física de Altas Energías; Química y Materiales Semiconductores y Orgánicos.